Una persona, un estilo, un mueble

La posibilidad de comprar muebles online baratos en una tienda de muebles online de las muchas disponibles en la red constituye una de las claves elementales que permiten que los propietarios de vivienda se animen, cada vez más, a diseñar su hogar de manera personalizada. Estilo rococó, moderno, minimalista, colonial, vintage, nórdico,… Muchas son las opciones facilitadas por esta venta de muebles online que genera entre los consumidores una confianza cada vez mayor por sus altas prestaciones económicas y de calidad. Buenas piezas y a muy buen precio.

Por su desenfado, su colorismo y, en definitiva, por la alegría que transmite a los espacios interiores, el estilo vintage es uno de los preferidos por los clientes de los portales de muebles online baratos. El estilo vintage o retro –la diferencia estriba en que los muebles del estilo retro se han fabricado en el presente imitando formas y estilos del pasado- se fundamenta en la mezcla armoniosa de muebles procedentes de otras décadas precedentes, sobre todo de los estilos norteamericano y escandinavo de los años cincuenta, sesenta y setenta. Los colores sólidos e intensos y las formas atrevidas son las predominantes en este estilo, que puede complementarse a la perfección con objetos antiguos de decoración, como una radio Telefunken o la típica televisión con antenas. Aunque, no obstante, nunca conviene descuidar la funcionalidad de los muebles y la comodidad que deben proveer al hogar, al mismo tiempo que uno siempre puede apropiarse de ellos ensayando sobre la tonalidad de sus telas y forros. Y es que una de las ventajas del estilo vintage es que admite un alto grado de improvisación por medio del reciclaje de muebles antiguos, la incorporación de manualidades –fundas tricotadas de lana, visillos y paños, etcétera-, la combinación de texturas entre las piezas –maderas, plásticos, metales, etcétera- o la reinvención de la utilidad de los muebles para otorgarlos un toque sorprendente y atrevido.

Cheap Guest RoomsPero una tienda de muebles online baratos también permite hacer accesibles y descubrir otros estilos también en boga, como el estilo moderno. Dentro de esta modalidad de interiorismo primarán las líneas rectas sobre las curvas, apostando además por la sencillez sobre el recargamiento con una tendencia próxima al minimalismo. La ausencia, por tanto, es una virtud frente al abigarramiento de piezas de mobiliario que, además, pueden entorpecer el confort de la estancia. La habitación debe respirar, mostrar amplitud. En este sentido, la iluminación adquiere un papel fundamental, ya que estimula el brillo de una sala donde la gama de colores más habitual es el blanco: limpio, puro, radiante, acompañado de materiales como el vidrio, el acero, el plástico, el poliuretano y las maderas artificiales como el contrachapado y el aglomerado, que permite disponer de estas tonalidades deseadas. La luz natural es un ingrediente básico dentro de la decoración moderna, puesto que estimula las propiedades anteriormente descritas. En su ausencia, lo correcto es optar por una iluminación halógena de luz blanca. Las lámparas led, además de suponer un ahorro energético importantísimo para la economía doméstica, son una elección apropiada para armonizar el estilo moderno.

Un paso más allá del estilo moderno estaría el estilo minimalista, que aspira a imprimir elegancia a una vivienda creando un área de luminosidad, orden, tranquilidad y relajación. De ahí que el minimalismo pretenda eliminar el ruido visual que produce una estancia abotargada de muebles y objetos decorativos insistiendo por el contrario en reducir al mínimo indispensable la presencia de elementos que perturben el espacio disponible. Los muebles, por tanto, serán solo los necesarios, escogidos por su máxima funcionalidad y su máxima sencillez de formas. Dentro de este objetivo de limpieza natural, el principal factor embellecedor de la estancia debe ser la luz natural, accesible a todos los rincones de la casa. Por ende, las grandes cristaleras y ventanales aportan recursos decorativos de primer orden y, si no se dispone de ellos, al menos conviene no obstaculizar las ventanas con cortinajes pesados y opacos, instalando en ellas, como mucho, cortinajes suaves de tejidos naturales y colores claros. En consecuencia, los colores del hogar pertenecerán a la gama de blancos y grises muy claros, ensalzados por la iluminación del sol o con luces halógenas blancas. No obstante, el negro es un color que también tiene una gran aceptación dentro de este estilo minimalista que no excluye necesariamente la irrupción de melódicas notas de color en los accesorios, como los amarillos, naranjas, rojos o verdes.

Deja una respuesta