Cómo organizar un armario

Cómo organizar un armario

Disponer de un armario bien organizado es un elemento clave que nos ayudará mucho en nuestra vida diaria. No solo ahorrará tiempo a la hora de vestirnos, ya que nos facilitará encontrar todas nuestras prendas, si no que podemos sacar más partido a la ropa que tenemos.

Por ello lo principal es saber cuáles son nuestras necesidades y problemas para poder ponerles remedio. Si estás en ese momento en el que necesitas hacerte con un armario, aquí puedes encontrar algunos consejos útiles a la hora de acudir a las tiendas de muebles como Círculo o Sidon y encargar un armario a medida. Si has decidido organizar toda tu ropa, lo primero de todo es recomendarte que escojas un momento en el que te sientas con energías y ganas, y además cuentes con unas cuantas horas libres. Lo creas o no poner el interior de un armario en orden puede llevarnos más tiempo y trabajo del que imaginas, aunque cabe resaltar que merecerá la pena.

Saca toda tu ropa proceder a su ordenación. Si es ropa de mujer, con mucha más variedad, coloca las prendas por tipo, faldas, vestidos, camisas para ayudarte en la selección y colocación posterior. Es evidente que a primera vista y en los sitios de más fácil acceso colocaremos las prendas más utilizadas. Sitúa aquellas que ya casi no te pones en un montón, que después pondremos en las baldas altas o, si dispones de él, nuestro consejo es que dejes en el trastero directamente. Si tienes ropa que no te has puesto en todo un año, es más que evidente que deberías deshacerte de ella, pues lo único que hace es ocupar espacio y potenciar la sensación de que nuestra ropa es vieja y usada.

Si cuentas con la posibilidad de estrenar armario y estás pensando en cómo hacerlo, lo más recomendable es encargar un armario a medida, porque así se adaptará perfectamente a tus necesidades así como a las exigencias del cuarto. Acude a una tienda de armarios donde pondrán a tu disposición todo tipo de posibilidades y te ayudarán con la elección. En cuanto a los frentes de armario, no te dejes guiar solo por el criterio estético, piensa que si tienes poco espacio en la habitación será más conveniente una puerta corredera con la que no invadirás el cuarto y te permitirá añadir cerca muebles accesorios como mesillas.

La regla número uno es que todo tenga un acceso fácil. Para ello es fundamental que conozcamos bien las prendas que conforman nuestro armario y disponer para cada una el espacio y las perchas adecuadas. Algo que resulta muy eficaz es combinar barras, baldas y cajones, así como dividir las partes de arriba por un lado y las partes de abajo por otro, lo cual nos ayudará a la hora de escoger nuestro modelo y saber de un solo vistazo las prendas que combinan. No hay que olvidar dejar reservada una zona para prendas largas, para que no rocen con nada y evitar que se arruguen.

Camisas, americanas y abrigos deberán ser perchados. Desecha las perchas de alambre, pues tienden a deformar la ropa. Coloca estas por colores, con lo que favorecerás la elección de una prenda a la hora de buscar combinaciones. Las camisetas y suéteres pueden ir en baldas o cajones porque doblarlos es fácil y ocupan poco espacio. Lo mejor es poder encargar cajoneras a medida, según el espacio que desees ocupar en ellas. Reserva las baldas para jerséis que tienen un mayor grosor y pueden verse afectados por el tope de los cajones.

Los zapatos son uno de los elementos más importantes para un buen look. Pon aquellos que más utilizas a la vista, para ayudarte a la hora de vestirte. Lo más conveniente es reservar un zapatero o, si no tienes espacio, cuenta con una serie de baldas o cajones transparentes para ellos, porque será más fácil colocar y mantener en buen estado tus zapatos de tacón y botas.

 

Deja una respuesta