Refresquemos la vivienda

Comenzamos la temporada veraniega y con ella el buen tiempo, solecito y mucha calor. Se nos presenta un verano muy caluroso debido a que está aumentando la temperatura a nivel mundial por el cambio climático. Cada año, desde hace ya unos cuantos, estamos sufriendo veranos más largos e intensos, buena prueba de ello pueden dar en las islas baleares donde ya de por sí disfrutan de un clima bastante cálido durante todo el año y en pleno agosto no hay quien soporte ponerse al sol.

Para enfrentarnos al calor del verano y sus altas temperaturas existen diferentes opciones a tener en cuenta, que dependerán tanto de lo efectivas que puedan ser como del presupuesto con el que contemos. Para empezar, hay que valorar el estado de los cerramientos de nuestra casa, tener unas ventanas viejas, en mal estado, de madera o que no cierren adecuadamente, hará que inevitablemente entre tanto el frío en invierno como el calor en verano. Por eso es primordial optar por cambiar las ventanas y cerramientos del hogar para actualizarlos y disponer de un espacio más óptimo. Además, otra de las opciones para combatir el calor como es el aire acondicionado, dejará de ser eficiente de no tener unos buenos cerramientos, ya que el aire frío se escapará inevitablemente.

Lo mejor es contar con ventanas de PVC o aluminio de buena calidad, que aíslen adecuadamente del frío y el calor. Si a ellas, además, añadimos cristal con filtro solar y cámara de aire el éxito es asegurado. Ahora bien, todos sabemos que las familias no están ahora como para meterse en reformas, al menos no todas, por lo que esta opción puede ser fantástica para unos pocos y algo inviable para la mayoría. Así que ¿cómo podemos mejorar nuestros cerramientos de cara al aislamiento climático con el fin de pasar menor calor este verano sin gastarnos un dineral?

Toma nota de lo que te voy a contar porque esto te interesa:

  • Compra burlete del color de tus ventanas. Puedes encontrarlo en tiendas como Leroy Merlin o Bricodepot además de en plataformas como Amazon. No es un producto caro, de hecho es muy económico.
  • Compra láminas con filtro solar para pegar en los cristales de tus ventanas. Te recomendamos las láminas de control solar de ISP por su calidad y precio, pero puedes encontrar otros modelos similares en otras tiendas especializadas y grandes superficies.

Una vez tengas esos productos en casa debes hacerte con un cúter y una regla de plástico. Empieza poniendo el burlete, es muy sencillo de instalar, solo debes pegar el lado con pegamento a al marco de la ventana, de esta forma, cuando cierres, el burlete cerrará los espacios por los que antes entraba y salía el aire de la habitación y te ayudará a aislar la estancia.

Ahora vamos a pegar las láminas de control solar en los cristales. Estas láminas reflejan los rayos solares haciendo que, en lugar de entrar en la habitación, reboten s¡y se disipen hacia afuera, pero no te preocupes, porque la luz seguirá pasando a través de las láminas ya que lo único que frenan son los rayos dañinos del sol.  Con ellas, evitarás que se sobrecaliente tu vivienda por culpa de una luz directa y esto hará que baje un par de grados la temperatura media de tu hogar.

Ventiladores

Si ya tenemos las ventanas aisladas lo único que nos queda es conseguir algo de aire fresco que alivie los 35 grados que vamos a tener en prácticamente todas las provincias españolas. Si tienes aire acondicionado en casa, ya sabes lo que tienes que hacer, pero si careces de él y la economía no te permite hacer una instalación este año, tal vez puedas optar por los ventiladores de toda la vida a los que puedes añadir un pequeño truco: si colocar hielo justo delante del ventilador, el aire que mandará y esparcirá por la estancia será mucho más fresco. Para ello puedes fabricar tus propias barras de hielo en el congelados llenando botellas de agua y poniéndolas a congelar o comprarlas. La opción de los cubitos de huelo también es buena pero suelen tardar menos en deshacerse, por lo que merece la pena la opción de la barra de hielo.

Dicho esto solo te queda hacer una cosa, evita salir a la calle en las horas centrales de día, no hagas actividades demasiado enérgicas ni deporte en ese horario, que suele ir de 12 a 5 de la tarde aproximadamente y, por supuesto, date un paseo por los centros comerciales de vez en cuando, ellos siempre tienen puesto el aire acondicionado y pueden ser un gran alivio para todos aquellos que no tenemos el mar cerca, ni la piscina en la urbanización de casa, ni el aire acondicionado instalado.