Reforma tu casa para hacer sitio a tus mejores modelos de ropa

A la hora de ponernos a reformar una vivienda siempre tenemos que tener muchos factores en cuenta que nos pueden echar por tierra la obra, puesto que, en ocasiones, nuestra casa puede formar parte de un plan especial de protección que tenga el consistorio en el que vivamos o el gobierno provincial o autonómico, lo que hace que cualquier reforma, cualquier obra que llevemos a cabo en la casa o piso, sea considerado como obra mayor, con independencia de cual sea la actuación que realmente vayamos a hacer. Es por ello por lo que antes de lanzarse a la reforma siempre es importante tener en cuenta este tipo de cuestiones, dado que, en un momento dado, nos pueden afectar de lleno y trastocar todos los planes que tengamos en mente. Además, a la hora de reformar no solo tenemos que tener en cuenta esta posibilidad, sino que también deberemos de hacernos una idea de que es lo que realmente necesitamos para nuestra vivienda, así como de que elementos o de cuanto espacio de otras estancias podemos prescindir para conseguir ese lugar con el que realmente soñamos.

A la hora de llevar a cabo una reforma, una de las cuestiones más recurrentes pasa por los vestidores y es que este es un lugar pensado para el disfrute de la moda. Un único espacio en el que podemos tener bien clasificada toda nuestra ropa sin que se nos arrugue y sin que tengamos que andar buscando en que sitio está y en cual no una prenda concreta. Es por ello por lo que los vestidores son cada vez más demandados, sin embargo, cabe señalar que esta puede ser una estancia que nos quite muchos metros cuadrados de una vivienda, por lo que a la hora de diseñarlo siempre deberemos de tener muy claro de que lugares podemos recortar metros para llevar a cabo esta nueva zona. Por suerte, en la actualidad existen sistemas como el que os recomendamos de Wardrober system que hacen mucho más fácil la tarea de tener toda la ropa en un mismo lugar de forma cómoda y es que aunque lo cierto es que con el paso de los años los vestidores han ido ganando en funcionalidades, sobre todo en espacios pequeños, lo cierto es que un buen sistema de almacenamiento se hace fundamental para que nos quepa toda la moda que tenemos en un único espacio.

Sin embargo, además del vestidor, lo cierto es que debemos de tener un espacio especial dedicado a almacenar nuestros zapatos; un lugar que no siempre sabemos donde poner y que, en muchas ocasiones acaba en el baño, en nuestra habitación o en una terraza, sin embargo, lo que nosotros os recomendamos es que sigáis una técnica propia de los japoneses, que es la de dejar las zapatillas en la entrada, puesto que solo de esta forma estaremos previniendo que se pueda manchar el suelo de toda la casa al entrar con los pies de la calle. Una opción que es posible y viable con un pequeño armarito donde tengamos el calzado de la temporada, mientras que el que no usemos lo podemos tener guardado en otra estancia sin ningún tipo de problema, a menos que intentemos hacer lo misma que una de las hermanas Kardashian, quien quiere superar a Cristiano Ronaldo con su colección de zapatillas y es que si esto ocurre, la realidad es que tendríamos un serio problema de espacio para guardar nuestras zapatillas, en la mayoría de las viviendas en las que vivimos.

Otra de las cuestiones a plantear a la hora de reformar una vivienda y crear un espacio para la ropa viene dado por la forma que le queremos dar al vestidor, así como por la cantidad de modelos que tengamos y por el orden que queremos seguir, puesto que de ello dependerá la mayor o menor comodidad que, a la hora de la verdad, nos haya dado el cambio.

Ordena tu vestidor por épocas del año

Uno de los mejores consejos que os podemos dar es que pongáis en la zona más cómoda de coger y guardar la ropa que vayáis a poner en cada una de las temporadas y es que es preferible que cada tres o cuatro meses cambiemos el contenido de los cajones para desplazar la ropa que no usemos a lugares menos accesibles, a que nos tengamos que estar subiendo a escaleras o agachando para coger una prenda de ropa cada día por culpa de una mala distribución del espacio.