Mudanza: Lo que tienes que hacer antes, durante y después

Mudanza: Lo que tienes que hacer antes, durante y después

Una mudanza es un proceso que lleva su tiempo. Y como suele ocurrir en todas las cosas, hay un antes, durante y después. Y es que una mudanza no comienza cuando el camión de la empresa de mudanzas llega a tu casa. Ni tampoco termina cuando baja la última caja. Esto es un largo proceso que lleva su tiempo. Por eso, te queremos contar una serie de consejos que tienes que tener en cuenta para realizar una mudanza en condiciones.

Antes de la mudanza

“Hay que hacer una mudanza”. Así comienza todo. Pues bien, antes de decidir cómo lo llevas o qué día lo haces, tienes que tener en cuenta una serie de cuestiones. Tanto la vivienda que abandonas como la casa nueva deben ser limpiadas a conciencia y con suficiente anticipación de tiempo. Nuestra recomendación es que lo hagas con tiempo, pues este tipo de limpiezas puede tomar tiempo y dejarte exhausto. Así que no hagas un ‘tipical spanish’ y lo dejes todo para el final. Por supuesto no te olvides de hacer un listado con todo lo que tienes que hacer y mandar a hacer.

Puedes donar, reciclar o tirar cosas que no necesitas. Cuantas menos cosas tengas, menos horas necesitará el equipo de mudanzas. Incluso si quieres te puedes sacar un dinero extra con las aplicaciones de móviles de venta de segunda mano o si no necesitas ese dinero, lo puedes donar para personas necesitadas.

Contrata a la empresa

Es el momento de ponerte manos a la obra. Bueno mejor dicho, dejar la tarea en manos de profesionales. Si estás utilizando los servicios de un agente inmobiliario, es muy probable que este tenga entre sus contactos más de una empresa de mudanzas, o que incluso preste el servicio con un coste adicional. De no ser así, busca entre tus contactos o en la web. Y ya te decimos que no lo veas como un gasto, sino como una inversión. Y es que si contratas a una empresa, te ofrecen seguro en caso de rotura, pérdida o accidente; y además, una mudanza es un trabajo desgastante. En estos casos, lo mejor es dejar el esfuerzo en manos de profesionales. Además, como nos indican desde Mudanzas Madrid-Valencia “si eres flexible en fechas, puedes obtener grandes descuentos gracias a las mudanzas grupajes o compartidas, donde los gastos de los portes son compartidos. Solo debes ajustarte a las fechas que te indiquemos para poder compartir ruta y vehículo con otros clientes”.

Piensa que existen algunas cosas y objetos que los equipos de mudanzas no pueden transportar. Esto incluye cosas como materiales peligrosos, plantas con tierra, latas de pintura o productos químicos. Ante eso tienes que tener un plan B. No olvides tener en cuenta la seguridad del equipo de mudanzas y la tuya, no sólo por el peso de las cajas, sino también por las cosas que estás moviendo.

Presupuesto

Ojo con las mudanzas porque se sabe cuando uno entra pero no cuando sale en términos económicos. Ya te decimos que si es la primera vez que te mudas, te advertimos que puede salir caro o cuando menos llevarse una buena parte del presupuesto familiar del mes. El proceso puede salir por unos 600 euros. Los gastos incluyen el transporte, el material para embalar, el mobiliario nuevo y la empresa de mudanzas. Para ello tienes que organizarte muy bien y tener todo bien presupuestado.

Después de la mudanza

Y después de que la empresa llegue a tu casa y descargue todo, es el momento de pensar en el después. Ya te hemos dicho que esto no se termina con el empleado de la empresa de mudanza mete en tu casa la última caja. Ahora tienes que tener todo limpio y en orden. Tomate tu tiempo en desempacar completamente y hacer que tu nueva vivienda luzca de la manera que deseas. No tienes que organizar toda la casa el mismo día. En estas cosas, vísteme despacio que llevo prisa. Tómate tu tiempo para relajarte y comprobar cuál es la mejor forma para colocar todo.

Eso sí, si el primer día te vas a quedar a dormir en tu nuevo hogar, lo que tienes que tener preparado es la cama. Prepara un buen colchón porque ya te decimos que será un día muy largo. Luego, poco a poco, vete dando forma a tu nuevo hogar. Sigue estos consejos y así tendrás mucho más fácil realizar la mudanza. Y podrás decir “yo sobreviví a una mudanza”.