Hay pocos materiales tan elegantes y robustos como la pizarra

Decidí contactar con la empresa Pizarras y Derivados SL (Ardoises d’Espagne) , una empresa española de Ponferrada especializada en la comercialización y distribución de pizarras para tejados, suelos y exteriores, después de haber visto en una revista de decoración, mientras estaba aguardando mi turno en la sala de espera del médico, una fotografía de una piscina cuya terraza aledaña estaba hecha de pizarra gris. ¡Me encantó! Le daba muchísimo cachet y suma elegancia a ésta. Además, se fundía con el entorno de manera sorprendente y de forma muy bonita. Este solado distaba mucho de los que se solían utilizar para estos tipos de suelos, ya que por lo general se usaban –por ejemplo– más bien piedras como el granito, el mármol, etc., para ello. Lo extraño, sin embargo, es que yo no hubiese pensado en esta opción antes, quizá porque al igual que la gran mayoría de la gente, pensaba que la pizarra por su carácter impermeable y aislante se usaba más bien y/o únicamente como material de techar, en aplacados o en mampostería más bien que para suelos. La verdad es que luego lo pensé y me pareció incluso normal y lógico que también se utilizara para las terrazas de piscinas, ¡puesto que se trataba de un material sumamente impermeable!

Las cualidades físico-mecánicas de la pizarra son idóneas

shutterstock_413745475reducida

Mientras miraba mi jardín me percaté de que al ser un poco desnivelado quizá eso fuera un problema a la hora de instalar la terraza de pizarra. No obstante, en la empresa me tranquilizaron contestándome que las cualidades físico-mecánicas de la pizarra y sus formatos especiales le permitían adaptarse a todo tipo de superficies, fueran éstas planas o curvas e independientemente del grado de inclinación. “Eso eran cualidades idóneas”, pensé. Estaba cada vez más convencido de haber hecho la buena elección. Además, era la mejor opción para impermeabilizar un exterior como éste y darle a la vez un toque rústico y elegante. También, el hecho de poder obtener piezas peculiares y muy originales que fueran de gran tamaño era un plus, una ventaja estética segura en lo referente al diseño. Con ello, tenía que reconocer que la pizarra con sus variedades de colores ofrecía combinaciones y uniones muy decorativas que pocas piedras naturales eran capaces de ofrecer. Indudablemente era el material idóneo para los bordes de mi piscina, no sólo por su poder altamente aislante, impermeabilizante y muy resistente a los cambios de temperatura, sino también por su gran belleza y elegancia. Cerraba los ojos y me imaginaba ya sentado al borde de mi piscina con mi novia, tomando el fresco y saboreando un Gin Tonic helado con pimienta y limón… ¡El paraíso sobre la Tierra! Pero bueno, para ello todavía faltaban unos cuantos meses. Ante todo había que organizar una cita con la empresa para ver y analizar las distintas opciones (tipo de baldosas), tomar las medidas y estudiar el o los presupuestos necesarios para la correcta realización del proyecto. ¡Venga, tenía que darme prisa! El tiempo volaba y debía actuar lo más rápidamente posible…

Desde aquel día, ha pasado cierto tiempo, y os puedo decir con orgullo y felicidad que a día de hoy la obra en mi jardín va viento en popa y que este verano me será posible, tal y como lo había soñado, tomarme junto a mi chica un delicioso cóctel al borde de mi nueva y estupenda piscina con terraza de pizarra gris. Que conste que gracias a empresas como la de Pizarras y Derivados (Ardoises d’Espagne), que ofrecen la mejor pizarra al mejor precio, no sólo los famosos tienen derecho a tener y a disfrutar en la actualidad de piscinas con terrazas de diseño y con encanto, sino también el común de los mortales como yo…