La necesidad de un hogar nuevo

Tener una casa en Granada con vistas a la Alhambra es un sueño para mucha gente. En mi caso este sueño se hizo realidad por herencia familiar, pero claro, la casa era de mis abuelos y necesitaba las lógicas reformas de una casa que no se habían realizado.

Había casi que cambiar de arriba abajo la casa y revisar la estructura que tenía bastantes años.  Tocaba hacer una buena inversión, pero si queríamos tener una casa de verdad cómoda para vivir en pleno siglo XXI había que afrontarla.

Me tocó investigar en internet y di con reformasengranada.es  una empresa que contaba con sobrada experiencia en las reformas interiores y exteriores de edificios y casas particulares. Visto que podían acercarse a lo que yo buscaba, al día siguiente procedí a llamarles y muy amables se ofrecieron a pasarse por mi casa y ver las necesidades que tenía.

Un acierto elegir a Reformas en Granada

En unas horas estábamos con ellos y viendo lo que buscaba para mi casa. Lo bueno es que además de escuchar nuestras necesidades y lo que necesitábamos nos ofrecieron soluciones nuevas para hacer tan agradable la estancia como si estuviésemos en un piso nuevo.

No decidimos escatimar en los materiales, ya que buscábamos que la reforma no fuera flor de un día y pudiésemos vivir sin hacer una nueva reforma. Así que se pusieron manos a la obra después de decirles que sí a su proyecto de reforma.

Algo que me causó sorpresa fue el cuidado con el que procedían todos los días a realizar su trabajo, la idea de la típica empresa de reformas chapucera que te deja la casa echa un cristo parece que se ha acabado al menos en las empresas serias. Todo tratado con mucho cuidado y fijándose en todos los detalles y cubriendo algunos de los muebles más valiosos (antigüedades que coleccionaba mi abuelo). Tocó hacer de todo un poco, baños, cocina y climatizador, ya que es una casa que tiene orientación norte y el calor cuando pega lo hace de verdad.

Poco a poco íbamos viendo como nuestra casa estilo años 50 pasaba a ser una moderna casa del siglo XXI con algunos toques “vintage” al conservar 4 muebles de mi abuelo. Ojalá pudiérais ver nuestra cara al volver de fin de semana y ver ya la casa finalmente terminada. Toda una preciosidad donde casi ni creías el efecto que podía tener una reforma de calidad en una casa.

Les agradecimos mucho el trato profesional y dos semanas después hicimos una fiesta con familiares y amigos para celebrar nuestra nueva casa y que todo el mundo pudiese ver lo bonita que había quedado.

Así que ya sabéis, si buscáis una reforma de calado en vuestra casa apostar por una reforma de calidad si os lo podéis permitir, las chapuzas son eso chapuzas y después tiene uno que ver como no se ha lijado bien el piso o las nuevas ventanas que te han puesto tienen una calidad deficiente. Afortunadamente yo conté con unos profesionales y el resultado se ve claramente. Una casa que merece la pena ver y sobre todo vivir en ella, justo lo que queríamos.