Dale una vuelta a tu casa y reestrénala con una buena mano de pintura

Ahora que ya estamos en verano nos vienen a la mente nuevas ideas para darle una nueva vida a nuestro hogar y es que, con el paso de los años, todo se nos vuelve muy monótono. Es por ello por lo que, si optamos por darle un nuevo aire a nuestra vivienda, sentiremos como si la estuviésemos reestrenando y, por tanto, le daremos unos cuantos años más de vida por delante. Nuestra casa es, junto con el trabajo, el lugar en el que más horas pasamos de nuestras vidas, de ahí que siempre queramos tenerla a nuestro gusto y siguiendo las tendencias que van surgiendo. Se trata de un espacio de relajación, de desconexión y de intimidad, por lo que nadie debe de influir en lo que en ella hagamos, todo ha de ir según nuestros gustos. Por ello, ahora que estamos en la época estival y que muchos de nosotros nos vamos de vacaciones, tenemos una de las mejores excusas para poder pintar nuestra casa y darle un nuevo toque, un gran cambio sin tener que hacer reformas, así que atentos, que os explicamos como hacerlo.

Como os decimos, el verano es una de las mejores épocas para pintar nuestro hogar y es que no solo es más probable que estemos unos días fuera de casa, sino que también tiene unas propiedades que son más idóneas para la pintura. Al llover menos y haber menos humedad en el ambiente, esta seca mejor, así como no se deberían de formar pequeños grumos sobre la superficie que, al cabo de un tiempo, pudiesen acabar levantando la pintura. Además, es una época en la que los especialistas tienen menos trabajo, por lo que pueden atendernos más rápidamente. Sin embargo, os acabamos de dar una clave importante y es que pintar nuestro hogar no es algo que debamos de hacer por nuestra cuenta si queremos hacerlo bien. Para ello, nosotros os recomendamos que optéis por ApliService y es que ellos son expertos en pinturas y reformas, por lo que siempre tendrán mucha más experiencia que nosotros para poder hacerlo bien, así como nos aconsejarán que es lo mejor para cada estancia de nuestro hogar. Además, debemos de partir de la base de que con una mano de pintura ya podemos cambiar por completo el look de nuestra casa, de tal forma que podremos ampliar espacio sin obras, dar más luz al salón o lo que necesitemos y, todo ello, simplemente con una buena mano de pintura de calidad.

Si tenemos una estancia que sea demasiado oscura, quizá por su tamaño, por su falta de iluminación artificial o porque carezca de ventanas que le permitan recibir luz natural, una buena elección de un color claro para las paredes y techo puede hacer que esa habitación recobre un esplendor que hasta ahora nunca ha tenido. Es el mismo caso que nos ocurre en los baños y es que estas estancias no suelen contar con ventanas y, a la hora de construir, se les suele otorgar el espacio con menos luz natural de la casa, es por ello por lo que, para darle un color especial y más luminosidad, también debemos de recurrir a la pintura. En otros casos más concretos, como puede ser la cocina, además de luminosidad debemos priorizar que la pintura que usemos sea fácilmente lavable y limpiable, puesto que es, con diferencia, el lugar de la casa en el que más estará expuesta a recibir manchas mientras cocinamos, de ahí que, para evitar problemas futuros, debamos curarnos en salud con una buena pintura. Para las habitaciones, lo más recomendable, aunque esto va en el gusto de cada uno, es que usemos una pintura que nos alegre al levantarnos y que nos permita conciliar el sueño a la noche, esto es, que no sea demasiado chillona, puesto que hay estudios que afirman que este tipo de pintura puede llegar a provocarnos trastornos en el sueño.

La pintura de las casas en las zonas más problemáticas

A la hora de pintar también debemos de tener en cuenta donde residimos y es que esto también puede ser un factor determinante, de ahí que os recomendemos que quien pinte vuestras casas sean profesionales reconocidos, dado que, en función de donde pegue el sol o de la ubicación de la casa, podemos encontrarnos problemas. En el caso de vivir en zonas de costa, la afectación de la sal marina a las fachadas puede acabar con la pintura en muy poco tiempo, por lo que debemos de buscar soluciones específicas. Lo mismo ocurre con las fachadas donde influya de forma directa el sol y es que en estos casos, la pintura se comerá más rápidamente, dejando nuestro hogar, en pocos años, a dos colores.