Tu casa de campo también puede ser usada durante todo el año

Muchos de nosotros tenemos, además de nuestro piso, en el que vivimos durante la mayor parte del año por motivos laborales o por los colegios de los más pequeños, una casa de campo en la que depositamos todos nuestros esfuerzos económicos para que luzca lo más lustrosa posible. Esto se debe a que en ella pasaremos nuestras jornadas de descanso y de desconexión, es por ello por lo que queremos que todo lo que haya en ella y en el entorno que la rodea luzca lo más cuidado y tranquilo posible. Sin embargo, tal y como os decimos, esta casa realmente nunca la llegaremos a disfrutar todo lo que se merece y es que los quehaceres diarios nos apartarán de ella para que nos quedemos en el piso por la comodidad de tener todo más cerca en la ciudad. Es por esto por lo que a lo largo de las siguientes líneas os queremos demostrar que las casas de campo no solo sirven para el verano o para nuestras vacaciones, sino que, si nos organizamos, también seremos capaces de poder disfrutarlas durante todo el año.

Las casas que tenemos en el campo, en la gran mayoría de las ocasiones, no distan de las ciudades más que una o dos decenas de kilómetros, de tal forma que, si nos lo proponemos, podríamos vivir en ellas sin problema alguno, algo que, sin duda, nos daría una gran satisfacción puesto que saldríamos del estrés, la contaminación y la rutina que llena todas nuestras grandes ciudades. Una casa de campo es mucho más que un lugar de desconexión y es que en ella podremos sentir verdaderamente el placer de vivir, así como disfrutar de la tranquilidad en cuanto lleguemos del trabajo. Por ello, uno de los primeros consejos que os queremos dar es que probéis a dar el paso y pasad unos días en vuestra casa.

Quizá a las mañanas tendréis que madrugar un poco más, sin embargo, a las tardes, a la vuelta del trabajo, la relajación que obtendréis será mucho mayor y, con ello, más placentera de la que obtendríais de quedaros en un piso. Además, para los que tenemos piscina en nuestra casa, Cupoola nos ofrece las últimas tecnologías en lo que a cubiertas se refiere, con lo que podríamos disfrutar de la tranquilidad que nos da pegarnos un baño al llegar de trabajar, con independencia de que fuera llueva, haga sol o nieve y es que siempre estaremos bajo una cubierta que, además, nos permitirá mantener una temperatura en el agua más que agradable y apetecible.

Asimismo, también es cierto que son muchas las personas que dicen que, en sus casas de campo, como son pensadas para el verano, no disponen de calefacción para mantenerse a temperaturas agradables durante el invierno. Un problema que tiene una fácil solución en la actualidad y es que hoy en día podemos encontrar estufas de pellets de fácil instalación y a unos precios muy ajustados que nos calentarán de forma rápida todas las estancias de nuestra casa, de tal forma que este tema ya no es una excusa para no dar el paso de disfrutar todo el año de la casa de campo.

Otra de las ventajas que tiene salir de la ciudad es que los niños, en el caso de que los tengamos, disfrutarán más y es que tendrán toda una parcela para correr, jugar, saltar… en definitiva, divertirse sin correr ningún tipo de riesgo y, con ello, nosotros ganaremos en tranquilidad, ya que podremos estar haciendo otras tareas mientras ellos se lo pasan bien sin correr ningún peligro.

Hacienda, el ojo que todo lo ve en nuestras casas

A la hora de construir una casa y pagar los impuestos por ella, debemos de tener claro que existe un ojo que todo lo ve y que no es otro más que Hacienda y es que sin ir más lejos, en la comunidad autónoma de Galicia ha descubierto más de mil piscinas por año desde que, en el 2013, arrancó un plan de inspección con el que ha destapado 7.132, la mayoría en las provincias de A Coruña y Pontevedra. Y es que no es fácil escapar de las miradas de Hacienda, es por ello por lo que, a la hora de llevar a cabo una piscina o una nueva construcción o reforma en nuestra casa de campo, tendremos que tomar la precaución de actualizar los datos en el organismo público y es que lo contrario podríamos enfrentarnos a diferentes sanciones, en función de la gravedad de los hechos.