Reforma la cocina con poco presupuesto

Reforma la cocina con poco presupuesto

«He decidido liarme la manta a la cabeza y reformar los baños de casa». Así comenzó la pesadilla de mi amiga Lucía de Barcelona, que empezó por los baños y al mes estaba visitando tiendas de muebles de cocina como Alvimodul. Y este año, cuando yo he decidido reformar la cocina de mi casa, no he podido evitar acordarme de ella porque, aunque quiero reformar mi cocina, tengo miedo de que el sueño se convierta en pesadilla.

Para evitar problemas, y como soy fan de las organización, comencé a hacer listas. Mi cocina tiene 14 años y ha llegado el momento de renovarla completamente por varios motivos:

  1. Mejorarla estéticamente.
  2. Mejorar la funcionalidad: necesito más espacio de almacenaje o no podré estrenar mi nueva olla al vapor y mi plancha grill, que ahora mismo siguen embaladas en cajas.
  3. Mejorar la eficiencia de los electrodomésticos: todo por ahorrar unos euros en la factura de la luz.

reforma la cocina

Los hándicaps a los que me enfrento son:

  1. Un presupuesto bastante limitado.
  2. Un desconocimiento total del mundo de las reformas y renovaciones.
  3. Mi gusto por los materiales de calidad; en las tiendas siempre me gusta lo bueno y lo más caro.
  4. Necesito cambiar la cocina lo antes posible, la renovación tiene que ser rápida, no puedo esperar semanas por un mueble o un electrodoméstico.

Teniendo en cuenta todo lo anterior comienzo a buscar información sobre reformas, diseños y muebles de cocina. Internet es fantástico a la hora de buscar inspiración y decidir cómo quieres que sea tu cocina, y los precios son mucho mejores que en las tiendas a pie de calle. Después de varias semanas navegando por la red, y teniendo una idea más o menos clara de lo que quiero, decido empezar a buscar proveedores.

Con la moral bien alta y contenta por los resultados obtenidos hasta el momento, elijo el diseño que me gusta: muebles blancos, con acabado en brillo y encimera de Silestone ¡rosa fucsia, me he enamorado de esa encimera y la quiero en mi cocina!

Me voy a casa, lo medito, lo vuelvo a meditar y después de pensarlo una vez más decido que esa es mi cocina, así que la encargo y en una semana ya tengo mi nueva cocina completa y lista para usar. Mi sueño de reformar la cocina acabó siendo una realidad: ¡una cocina de ensueño!

Deja una respuesta