Cómo cambiar la atmósfera de una estancia con la iluminación

¿Sabéis que una de las maneras más sencillas para cambiar el aspecto de una estancia es jugar con la iluminación? Es una forma sencilla de varias la decoración de una habitación sin gastarte demasiado dinero porque jugar con las luces y las sombras puede hacer efectos maravillosos.

Es normal que nadie preste demasiada atención a esta partida en la decoración. Lo lógico es pensar en los textiles, los objetos, los muebles, pero la realidad es que las fuentes de luz son tan importantes, o incluso más, que todo lo citado anteriormente porque son las únicas capaces de crear una atmósfera agradable, inquietante, romántica y mucho más.

Obviamente, si quieres un rincón para leer, es fácil encontrar lo que buscas y diseñar la disposición de los muebles y la lámpara pero ¿y si lo que buscas es otra cosa? Pintar las paredes de negro puede parecer una auténtica locura pero cuando son tres las que pintas de ese color dejando una blanca para reflejar la luz y luego llenas la estancia con lámparas de diseño que iluminan puntos concretos puedes lograr una de las estancias más elegantes de toda la casa.

En Luzgalery.com podéis encontrar cientos de diseños de lámparas de techo, de pared, con pie y sin pie, diseños clásicos, elegantes, modernos , con cualquier estilo…. Todo lo que necesitas para deslumbrar y no necesitas contratar a ningún técnico para instalar la nueva iluminación porque todos los productos de Luz Galery son de fácil instalación y si necesitas algún aplique o enganche puedes conseguirlo en maorreteria.es sin necesidad de moverte de casa. Más cómodo imposible.

Ten claro lo que quieres

Para sacarle partido a la iluminación decorativa, lo primero que tienes que hacer es definir la estancia que vas a iluminar. Lo mejor que puedes hacer es dibujar un plano en el que incluyas la colocación del mobiliario y la posición de las ventanas. Divide los ambientes de la estancia, si es que los tiene (por ejemplo rincón de lectura, zona para ver la televisión, la zona para comer, etc.) y una vez tengas definida la función de cada espacio debes pensar en si quieres un ambiente cálido, acogedor y clásico o prefieres algo luminoso y moderno.

Por ejemplo, si quieres algo cálido opta por poner una iluminación mínima (la necesaria para ver bien sin dañarnos la vista ni forzarla pero mínima) y con tonalidades amarillas. La luz amarilla tiene el donde crear una atmósfera de calidez. Si, por el contrario lo que quieres es algo moderno, vivaz y divertido, opta por la luz blanca y que se dirija a varios puntos para que refleje la luz y no haya un solo rincón en la oscuridad.

shutterstock_155979197reducida