Reformas seguras de viviendas antiguas

No es la primera vez que alguien me pregunta qué es lo primero que haría yo si entrara a vivir a una casa antigua. No lo preguntan por el tema del diseño, la estética o la decoración… ni siquiera lo preguntan por temas de eficiencia. Lo preguntan, básicamente, por la seguridad. Últimamente está muy de moda eso de comprar casas antiguas y reformarlas, un movimiento que yo aplaudo por muchos motivos, pero a veces los compradores no se dan cuenta de que esas casas, además de necesitar un “lavado de cara” importante, necesitan de todo tipo de mejoras: estructurales, internas, desinfecciones y desinsectaciones, etc.

Suponiendo que la estructura de la vivienda esté en perfectas condiciones, algo que deberíais haber mirado antes de comprarla porque, de lo contrario, podéis llevaros un buen susto, debemos llamar a un fumigador y pedirle que haga una trabajo completo en la vivienda, pues las casas antiguas, por muy cuidadas que hayan estado, tienden a tener sorpresas entre las paredes. Mi consejo es que abráis todas las cajas de luz que haya, si tenéis falso techo que lo agujereéis, y si hay tambuchos también deberéis abrirlos previamente para que el humo o el líquido que pongan atraviesen el mayor número de capas posible y acceda a cada rincón de la vivienda.

Una vez hayamos acabado con los posibles ocupas indeseados ya podemos empezar a destripar la casa. No penséis que vamos a empezar con lo “chulo” porque lo primero es llamar a un electricista que actualice toda la instalación de la vivienda con cable del 2 (como mínimo) porque, posiblemente, el cable que haya ahora mismo instalado será de 1,5.  Podéis comprar cables eléctricos a muy buen precio en www.electricidad.tienda, así como mecanismos electrónicos Simón, la marca conocida por antonomasia en España, que da muy buenos resultados.

En esa misma web encontraréis cajas eléctricas, iluminación, manguera y cualquier otro producto que podamos necesitar.

Lo siguiente es pensar si queremos gas butano, gas ciudad o si, por el contrario, todo va a ser eléctrico, porque de eso depende el siguiente paso: llamar a un fontanero. Cuando lo hagamos, debemos pedirle que actualice también la instalación de tuberías y cambie todo el plomo por PVC o similar y, de paso, avisarle de si ha de hacer también la instalación del gas.

Diseño y Decoración

Una vez tengamos las tripas de la casa cubiertas ya podemos empezar a idear el diseño, y eso ya depende de vosotros. El único consejo que puedo daros es que como esas casas suelen ser más bien grandes debéis pensar muy bien la distribución: más vale una estancia de tamaño medio-grande que dos pequeñas. Y no os quedéis con el plano original porque antes hacían distribuciones muy extrañas, pensad en lo que queréis vosotros ahora, respetando (eso sí) la cocina y los baños porque las tuberías ya estarán instaladas en esa zona a no ser que lo hayáis hablado antes con el fontanero y el albañil para levantar los tabiques.

Eso sí, no dejéis de poner un buen extintor en la entrada. A algunos les parecerá una exageración pero yo no lo creo así. Las casas recién reformadas, en teoría, deben estar perfectas y cubrir nuestras necesidades por muchos años, pero no sería la primera vez, ni la última, que el electricista mete la pata, o el fontanero, y un día tenemos un pequeño disgusto por culpa de unos fogones mal instalados o de un cortocircuito en la unión de  una caja de luz. Poner un extintor, por pequeño que sea, puede salvarnos la vida. En Extintores Balsamar pueden asesorarnos y recomendarnos el más adecuado a nuestras necesidades.

Con respecto a la seguridad podríamos decir que hemos cubierto todo lo principal pero no olvidéis que, en decoración, también debemos tener cuidado y anclar los muebles a la pared, sobre todo los muebles verticales, pues no sería la primera vez que una estantería o una cómoda vuelca atrapando a alguien debajo.

Y es que en mi opinión, ya que nos metemos en reformas debemos meternos bien y tener la seguridad como prioridad en todo momento, la estética siempre es secundaria.