Ponle un toldo a tu casa

La función principal de un toldo es proteger un hogar de los rayos de sol tan incómodos, sobre todo, en los meses de verano. Pero, y seguro que no lo sabías, además, la instalación de toldos ayuda a ahorrar energía y a controlar el consumo eléctrico. Por eso te recomendamos que pongas un toldo en tu vida, o en este caso, que pongas un toldo en tu casa.

Muchas casas en los días de verano se convierten en un infierno, sobre todo si la orientación de la vivienda es Sur, las temperaturas pueden aumentar mucho. De ahí que sea muy bueno contar con un toldo. Además tiene otras ventajas pues te permitirá reducir el uso del aire acondicionado al disminuir considerablemente el nivel de calor que entra en tu hogar y, por tanto, te ayuda a ahorrar energía y a controlar tu consumo eléctrico, lo cual verás también reflejado en tus facturas. Ahora que la factura sube cada mes, será la mejor forma de ahorrar.

Un toldo también sirve para la protección de la intimidad. Seguro que tienes las típicas vecinas cotillas que quieren saberlo todo, o el vecino mirón que no te deja de espiar. Una de las maneras de luchar con ello es bajar las persianas a cal y canto, pero prepárate para morirte de calor. Además, los toldos actúan como una barrera protectora para tu mobiliario ya que, al impedir el paso de los rayos solares, evita la decoloración de tus muebles, alfombras, suelos. En muchas ocasiones te darás cuenta de que los muebles ya no tienen el mismo color que cuando los compraste. Pues eso se debe a que el sol entra por la ventana y lo daña.

Si estás interesado en conocer más sobre los toldos, ponte en manos de profesionales, en mi caso lo hice con Rolltec, una empresa que se creó en 1999 con el objetivo de dar un servicio especializado en la instalación de toldos, persianas, carpinterías de aluminio y automatismos. Su experiencia les avala. Además seguro que te van a saber aconsejar, ya que a la hora de elegir un toldo entran en juego muchos factores.

Tejido

Por ejemplo el tejido de la lona, ya que es a través del que se filtrarán los rayos solares. El color, la densidad o sus métodos de fabricación también son claves para elegir una buena lona. Hoy en día hay una gran variedad de  modelos, telas y colores, a si que si sabemos elegir una buena combinación para nuestra casa, es posible hasta que nos sirva para dar a nuestra casa un toque mucho más moderno.

Y no te pienses que un toldo solo te sirve para librarte de las horas de más sol durante el día, un buen toldo te puede servir durante las 24 horas. Un buen consejo es que bajes el toldo aunque no estés en la habitación o incluso no vayas a estar porque te ayudará a mantener la casa fresca. También tienes que tener en cuenta otros aspectos como es el del nivel de aislamiento térmico.

Tipo de ventanas

El tipo de ventanas que tengamos también juega un papel vital. Si las ventanas son de aluminio, al darles el sol cogen mucha temperatura. Ante esto,  se convierten en focos de calor, lo más parecido a tener una estufa encendida. Esto va a provocar que disminuya el efecto del aire acondicionado, si lo tenemos. Algo que no ocurre si tienes ventanas de PVC, ya que al ser de plástico no concentran el calor, por lo que resultan más aislantes.

Y la misma recomendación es la que le hacemos a los bares y restaurantes. Con la  llegada del buen tiempo hay que disfrutar de las terrazas. Comer y relajarse con familiares y amigos. Vivir la noche en un entorno perfecto. Incluso te puede servir como un reclamo de marketing.

Y si eres de esos que piensas que para subir y bajar un toldo necesitas ir al gimnasio, olvídate de esa idea  porque hoy en día, gracias a los sistemas de motorización, esta acción resulta mucho más fácil y cómoda, y lo puede hacer cualquier persona de casa. Y ahora que conocemos un poco más sobre el mundo de los toldos, ¿te animas a tener uno?