Un negocio sorpresa

En mi sector profesional, la casa en la que vives es un escaparate de negocio, lo queramos o no. Cuando recibo en mi despacho a posibles clientes que quieren redecorar su vivienda lo primero que hacen es fijarse en los detalles de  la mía: si está a la moda, si les gusta, si tiene detalles elegantes, etc. Por eso podríamos decir que me he mudado más veces que la hija de un militar estadounidense.

Nunca he salido de la provincia de Madrid, y tampoco me interesa porque es aquí donde tengo mi círculo de clientes, pero he cambiado de localidad y barrio más veces de las que os podáis imaginar así que me he convertido en toda una experta en inmobiliarias.

Tened en cuenta que redecorar una vivienda un par de veces no resulta complicado pero darle una vuelta de tuerca una tercera o cuarta vez en menos de dos años resulta, a veces, imposible. Mi marido, que trabaja como ejecutivo en una empresa de negocios, vio en lo que a mí me parecía un handicap, un problema, una oportunidad de negocio y ahora lo que hacemos es alquilar la vivienda de la que nos mudamos en lugar de venderla para crear una especie de red de casas alquilables que nos den un ingreso extra.

De este modo, ahora contamos con 5 viviendas ya, cuatro alquiladas y una en la que vivimos y nuestra meta es llegar a tener 10, que ya nos parece suficiente. Para ello contamos con Fresnoinmobiliaria.com y con Inmobiliarias-madrid.com, dos empresas que nos ofrecen una serie de servicios perfectas para este nuevo negocio.

Mientras que Fresno Inmobiliaria nos busca una nueva vivienda cuando necesito mudarme, ponemos en alquiler la antigua si decidimos quedárnosla o bien se la pasamos a Inmobiliarias Madrid para que la ponga en venta y, de este modo, cerramos el círculo. Puede parecer una locura embarcarnos en algo así pero la cosa nos está saliendo bastante bien y al fin y al cabo es un beneficio que luego podrán tener nuestros hijos el día de mañana.

Es una inversión a largo plazo

Ingresos tenemos pocos ahora mismo, pero tampoco contamos con pérdidas ya que ingresamos casi el valor de lo que gastamos al pagar las hipotecas de las casas y eso, al final, se traducirá en inmuebles pagados que nos darán beneficios económicos importantes. Lo que pasa es que para ello tenemos que esperar aún unos 10 años. Cuando digo eso, hay muchas personas que se llevan las manos a la cabeza pero hay que pensar en esto como en una inversión a largo plazo: ahora vivimos de nuestros empleos que, gracias a Dios, van muy bien, y dentro de 10 años empezaremos a ingresas una media de 6.000 euros al mes si tenemos todas las viviendas alquiladas. ¿Es o no es una inversión rentable?

Obviamente no estoy diciendo que todos deban hacer lo mismo. Soy consciente de que cuando alguien vende una vivienda para comprar otra no suele tener el dinero suficiente como para optar por quedársela y ponerla en alquiler al mismo tiempo que empieza a pagar la hipoteca de la segunda casa pero sí que hay personas que, en un momento dado, heredan casas que pueden reformar y poner en alquiler para empezar a recibir beneficios en lugar de deshacerse de ellas porque, por lo que estoy comprobando en mi propia piel, sale mucho mejor quedarte la casa y recibir un importe mensual del inquilino que deshacerte de ella por unos cuantos miles de euros y luego si te he visto no me acuerdo. Lo digo en serio, como negocio de futuro es algo a tener muy en cuenta y, aquí lo dejo, ahora que cada uno valores sus posibilidades y sus necesidades.

shutterstock_249378109reducida