Cuando una residencia para ancianos se convierte en su hogar

Hace un tiempo la familia de una amiga tuvo que enviar a su abuela en contra de su voluntad a una residencia para ancianos. La mujer, la verdad que no se encontraba mal, podía valerse por sí sola pero en una ocasión tuvo una caída y al vivir sola por haber perdido a su marido se pasó horas en el suelo sin poder levantarse.

Ninguno de sus familiares podía acogerla en su casa. Además ella tampoco quería porque decía que sería un estorbo para ellos. Así que optaron por probar en una residencia de ancianos y si no estaba contenta entonces tendría que irse a vivir con alguno de ellos, pero no podía seguir viviendo sola por su salud. En cualquier caso, la abuela de mi amiga acudió a la residencia en contra de su voluntad aunque ninguna de las opciones posibles le agradaba, ella quería seguir viviendo en su casa, en su hogar.

Tras pasar más de dos meses allí estaba súper contenta y decía que ya no quería irse de allí. La residencia se había convertido en su nuevo hogar. Según me contó su amiga fue la decisión más difícil de tomar pero que ahora estaban todos muy contentos. Su abuela volvía a sonreír ya que allí había hecho un grupo de amigas con las que pasaba todos los días, iban a clases de gimnasia, paseaban por las instalaciones, hacían excursiones y no tenían que preocuparse por nada. Además, tenían la tranquilidad de que si les ocurría algo tendrían los mejores especialistas para atenderle.

En definitiva, una residencia que al principio todos habían mirado con malos ojos, se convirtió en el hogar de la abuela de mi amiga del que ya no quería salir de allí.

Así que si alguna vez te ocurre una situación similar podéis optar por probar y puede que todo salga de maravilla como en el caso de esta familia. Pero intenta siempre que sea en un lugar cercano al domicilio de la familia para que podáis visitar a vuestros cercanos a menudo y no se sientan solos.

Residencia geriátrica en Barcelona

Si vives en Barcelona te recomiendo la residencia geriátrica Benviure. En este centro son un grupo de profesionales multidisciplinares que ponen a entera disposición de sus clientes los avances tecnológicos más punteros, el mejor equipo humano y sanitario y las habitaciones más modernas y acogedoras para el cuidado de los más mayores.

Esta residencia geriátrica de Barcelona es un referente en cuanto a la calidad en el servicio y cariño en el trato, tanto que han recibido una valoración muy cercana al 100% en el buscador de residencias más famoso.

Cuando se trata de los mayores, sólo se puede aspirar a la excelencia. Cada planta de esta residencia geriátrica en Barcelona está concebida para albergar a residentes con diferentes tipos de dependencias y patologías, con comedores independientes por cada planta. Se puede afirmar que la Residencia Benviure son ocho “micro residencias geriátricas” dentro de una misma residencia.