Reduce tus problemas de fontanería

El pasado mes terminaron las reformas de la oficina donde trabajamos. Es curiosos como a veces de un pequeño problema que necesita de reparación, acaban descubriéndose otros defectos que acaban por tener que reformar media oficina. Debido a unos problemas de humedades descubrimos unos defectos en la construcción del sistema de tuberías, que nos forzaron a cerrar la oficina durante dos semanas.

El sistema de tuberías y desagües es algo que no vemos, ya que normalmente está oculto tras los muros o debajo de ellos. Pero es un elemento de vital importancia, porque gracias al suministro de agua podemos tener suministro de agua potable. Por eso, el primer y más importante elemento a controlar sobre el sistema de tuberías, es comprobar el material de fabricación de nuestras tuberías.

Si las tuberías son de plomo, atento, ya que se calcula que el 10% de las tuberías de Madrid tienen todavía tuberías de plomo. El plomo es un elemento químico tóxico según su dosis, y especialmente peligroso para bebés y mujeres embarazadas. Su uso se utilizó hasta el año 1975 con frecuencia en las viviendas hasta que se sustituyó por el hierro y el cobre.

Este fue el caso que nos ocurrió en nuestra oficina, y tuvimos que cambiar todo el sistema de tuberías. Para el cambio de tuberías confiamos en la empresa de fabricación de tubos Reboca, S.L., ya que, por su experiencia en el sector de más de 30 años, y por la variedad de controles por los que pasan sus productos, así como por la obtención de todos los certificados de productos, ganaron nuestra confianza. Y estamos muy contentos.

Cuando no son de cobre

Si has comprobado que tus tuberías no son de cobre, entonces el siguiente consejo es utilizar protecciones en las entradas de las tuberías del fregadero de la cocina, y en los sanitarios del baño. Las protecciones del agua impiden el paso de residuos sólidos que pueden generar un atasco. Por tanto, añadiendo protecciones a las entradas de las tuberías reduciremos las veces que tenemos que limpiar las tuberías.

Respecto a la limpieza de las tuberías diremos que se tienen que limpiar habitualmente, ya que así evitaremos malos olores además de suciedad interna. Pero con el fin de no tener que limpiar tan habitualmente, aconsejamos tirar a la basura los restos de comida antes de fregar. Y en el momento de fregar es mejor hacerlo con agua caliente.

Respecto al mantenimiento de las tuberías, cabe mencionar los distintos cuidados que se necesitan en verano y en invierno. En verano, con el calor, se producen menos atascos, ya que el calor produce menos los alimentos no se solidifiquen. En invierno los alimentos se quedan pegados con más facilidad, y por eso es necesario limpiar las tuberías con amoníaco líquido o productos específicos, ya que así evitaremos tener atascos. Es importante no mezclar el amoníaco con otros productos químicos, ya que pueden producir reacciones peligrosas.

En conclusión, hay que comprobar si las tuberías de tu casa u oficina son de cobre, ya que si es así te tocará cambiarlas como a nosotros. Nosotros confiamos en la empresa Reboca, un fabricante de tuberías experto en el sector, y muy confiable gracias a sus certificados. En el caso de que este no sea tu casa, te aconsejamos poner protectores en las entradas de las tuberías, así como limpiarlas habitualmente. De esta manera aumentarás la vida de tus tuberías.